Cirugía de la obesidad

La experiencia clínica y numerosos estudios científicos concluyen que muchas veces los tratamientos convencionales contra la obesidad (fármacos, dieta, ejercicio…), especialmente si se trata de obesidad mórbida, no tienen los efectos deseados. En determinados casos, la única solución eficaz es recurrir a la cirugía. Sin embargo, el paciente ha de estar bien informado y ser consciente de los riesgos que pueden derivarse de la operación.

cirugia bariatrica

La cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica es una cirugía mayor, que debe realizarse por expertos. No debe considerarse como una operación estética, pues la finalidad no es conseguir el peso ideal, si no facilitar la vida de las personas que padecen una obesidad aguda y disminuir los riesgos que sufren. A ello hay que añadir que la cirugía tampoco es la solución definitiva a la obesidad, si no que, tras ella, el paciente debe de seguir determinados hábitos para controlar su peso.

Generalmente, la obesidad está limitada a personas con una edad entre 18 y 60 años, con un IMC superior a 40, o 35 si hay complicaciones asociadas. Es difícil saber con exactitud cuánto peso va a perder cada paciente tras la operación, aunque generalmente los hombres pierden más que las mujeres y los jóvenes más que los de edades avanzadas. Esto dependerá también del tipo de cirugía que se practique.

El peso suele perderse tras los seis primeros meses de haberse sometido a la intervención. Durante este periodo y para los meses posteriores, el paciente no ha de olvidar seguir unos hábitos de adecuados de alimentación e iniciar una actitividad física. Es habitual que a los dos años, se observe cierta recuperación del peso, que no será demasiado significativa.

Las técnicas quirúrgicas que se practican son las siguientes:

Share this post